Huesca – Ibón de Piedrafita y Baños de la Panticosa Día 6

Sexto día por tierras oscenses y nos preparábamos para ver uno de los paisajes más bonitos y espectaculares que hemos visto en este viaje, el Ibón de Piedrafita.

A las nueve ya estábamos montados en el coche y rumbo al inicio de nuestra travesía. La idea era dejar el coche en los alrededores del Parque Faunístico Lacuniacha y continuar a pie los 3,5 kilómetros que separan el parking del Ibón.

Cartel Parque Faunístico Lacuniacha
Cartel Parque Faunístico Lacuniacha

Cuando llegamos a las diez de la mañana, el parking estaba ya más que abarrotado, y es que tampoco se le puede llamar parking, se aparca en los laterales de la carretera o en pequeños llanos que se han ido haciendo al aparcar los vehículos.

No te olvides de tu seguro de InterMundial para viajar a Estados Unidos

Nosotros pudimos aparcar en uno de los laterales de la carretera, nos calzamos las botas, bastones, protección solar para evitar las quemaduras que nos podría causar o el sol o la nieve, nos pusimos las mochilas y empezamos a subir.

Vistas desde el Parque Faunístico Lacuniacha
Vistas desde el Parque Faunístico Lacuniacha

La subida, por una pista de unos 2-3 metros de ancho y sin mucha pendiente, se hace bastante fácil al principio y siempre que no se pille nieve, o si se pilla, vayas con el material adecuado (la ruta en Wikiloc).

Nosotros no llevamos ni raquetas ni esquíes para poder hacerla más fácil y, muchas veces, nos encontramos metiendo el pie hasta la rodilla, algo que a pesar de hacerla un poco más dura, también la hizo más divertida.

Subiendo por la pista hacia el Ibón de Piedrafita
Subiendo por la pista hacia el Ibón de Piedrafita

La pista ancha se mantiene casi hasta llegar al propio Ibón pero por un camino más largo al que nosotros fuimos. En ese día, sin ninguna huella visible para saber cuál era el camino correcto, continuamos por donde todo el mundo iba, por el Barranco del Boj.

Ya estamos casi arriba y probablemente muchos aun no sepáis que es un Ibón y a qué nos referimos con el Barranco del Boj, pues vamos a ver unas breves explicaciones: un Ibón es como se llama, en el idioma aragonés, a los pequeños lagos de montaña de origen glaciar y que, en muchas ocasiones, son el inicio de los ríos de Aragón. Y el Barranco del Boj, es lo que sería el inicio de un río (aunque en esta ocasión, junto con el Barranco Cuesta, forman un afluente del río Lana Mayor).

Para poder llegar al Ibón, fuimos los últimos 700 metros saltando a través del Barranco del Boj, con cuidado para no meter el pie en la cristalina y gélida agua, hasta que, tras un poco de sufrimiento y conseguir una ruta por donde no nos mojásemos, conseguimos llegar sanos y secos.

Caminando por el Barranco del Boj
Caminando por el Barranco del Boj

Habíamos visto alguna foto del Ibón de Piedrafita, un lago en una inmensa ladera protegido por dos grandes picos,  pero nuestra a nuestra llegada lo que vimos nos sorprendió y en cierto modo nos agradó, encontrarnos con una gran capa de hielo y nieve que no dejaba ver el agua que había debajo, un manto blanco del que, 50 metros más abajo, vimos salir el agua que estaba debajo.

Repusimos fuerzas con algo de comer y un poco de agua y regresamos por el camino que anteriormente habíamos subido, pudiendo ver a una familia que había hecho la subida con raquetas de nieve y que, para poder hacer más fácil y rápida la bajada, se calzaron unos esquís de travesía y se impulsaron ladera abajo.

Para poder hacerlo con niños el camino es muy sencillo siempre que ellos lleven raquetas o esquís, ya que cuando metíamos la pierna en la nieve, había unos 30-40 centímetros de nieve, aunque si no hay nada de nieve o poca, se puede subir sin problemas, incluso dar un paseo alrededor del Ibón.

Llegamos ya al Parque Faunístico Lacuniacha tras tres horas de ruta, descansamos un rato en el coche, comimos un bocata que nos habíamos llevado y fuimos a ver el Balneario de la Panticosa para acabar el día, aunque hoy acabásemos pronto, Lina estaba cansada y tampoco podíamos meternos las palizas que nos metíamos antes.

Los Baños de la Panticosa es un balneario situado a orillas del Ibón de Baños, el cual da origen al río Caldarés. En él, se han llegado a alojar personajes tan conocidos como Alfonso XIII, Ortega y Gasset o incluso Primo de Rivera.

Las fuentes que riegan el manantial están especialmente indicadas para tratar afecciones renales, digestivas, respiratorias, reumáticas, nerviosas y cutáneas.

Nosotros en el Ibón de Baños

Dimos una vuelta alrededor del Ibón, el cual también se encontraba congelado exceptuando ciertas zonas, y volvimos al calor de la chimenea en Aquilué, donde descansaríamos toda la tarde hasta el día siguiente para realizar dos rutas que se encontraban cerca del pueblo.

“Disfruta de cada momento”.

CONSIGUE TU VIAJE MÁS BARATO
undefined RESERVA AQUÍ los mejores HOTELES de la ciudad en Booking.

undefined COMPRA AQUÍ tus VUELOS más baratos.

undefined RESERVA AQUÍ los mejores TOURS y ACTIVIDADES y TRASLADOS DEL AEROPUERTO.

CONTRATA AQUÍ tu SEGURO DE VIAJE CON DESCUENTO. Código: VAMOSAVIAJAR10.

RESERVA AQUÍ tu RESTAURANTE y consigue increíbles descuentos por ello. Código: 7C82B03B

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .