Grecia – Grecia central día 4

Nos despertamos en lo que sería nuestro cuarto día por tierras griegas para ir a recorrer lo que es la Grecia Continental  o Grecia Central así que, tras desayunar, nos montamos en el coche y pusimos rumbo al sitio arqueológico de Delfos (intentar ir temprano, el parking es muy pequeño y, aunque se puede aparcar en el arcén, puede que te toque hacerlo a unos 10 minutos de la entrada).

Tras dos horas y media aproximadamente de viaje, por fin llegamos a Delfos. El camino fue tranquilo, principalmente por autovía (hay peajes para llegar, si vais con Google Maps, desactivar la opción de ir por los peajes), donde pudimos observar unas vistas increíbles de los campos griegos, verdes a radiar en primavera y un monte Parnaso con sus cumbres nevadas al fondo.

Vistas desde la carretera del monte Parnaso - Grecia
Vistas desde la carretera del monte Parnaso – Grecia

El sitio arqueológico de Delfos, que se encuentra en la entrada de la ciudad tocaya, fue declarado Patrimonio dela Humanidad por la Unesco en el año 1987 y es donde se encuentra el Templo de Apolo, construido el siglo IV a.C, que da resguardo al Oráculo de Delfos.

Para recorrerlo lo hicimos por la Vía Sacra, que era la calle principal, empezando por un antiguo mercado romano hasta llegar a los templos llamados “Tesoros”. Estos fueron construidos como ofrendas para los peregrinos que llegaban a la ciudad desde diferentes ciudades (el de Atenas es el que en mejor estado se encuentra, ya que fue reconstruido hace más de un siglo).

"Tesoro" de Atenas en Delfos - Grecia
“Tesoro” de Atenas en Delfos – Grecia

Continuando la visita, llegamos al Templo de Apolo, del cual solo podremos contemplar la base y algunas columnas que quedan en pie y, en su interior, el Oráculo de Delfos.

Restos del Templo de Apolo y Oráculo de Delfos en Delfos - Grecia
Restos del Templo de Apolo y Oráculo de Delfos en Delfos – Grecia

Tras pasar el Templo de Apolo a su izquierda, podremos observar un imponente teatro que daba cabida a 5.000 espectadores, orientado hacia la falda de la colina, obteniendo unas vistas del valle impresionantes.

Teatro en la ciudad de Delfos - Grecia
Teatro en la ciudad de Delfos – Grecia
Vistas desde el teatro en la ciudad de Delfos - Grecia
Vistas desde el teatro en la ciudad de Delfos – Grecia

Para acabar la visita al sitio arqueológico de Delfos, nos quedaba el estadio, en la parte alta de la ciudad, era donde se celebraban los Juegos Píticos, que en la antigüedad, eran tan importantes como los Juegos Olímpicos.

Cuando acabamos la visita, fuimos bajando la carretera hasta llegar a la zona baja de las ruinas, donde estuvimos dando un paseo por los restos del gimnasio y de la imagen más conocida de Delfos, el precioso Tholos. Construido en el 380 a.C, tenía dos círculos de columnas en su interior, veinte en la parte exterior y diez en su interior.

Ya se iba acercando la hora de comer (en recorrer todo Delfos y su parte baja se pueden tardar unas dos horas, sin visitar el museo de la ciudad, que recoge restos de las antiguas construcciones), así que nos pusimos en marcha y nos dirigimos a una acogedora localidad de pescadores, Galaxidi.

Galaxidi se encuentra unos 35 kilómetros de Delfos, los cuales discurren por una sinuosa carretera que se encuentra al lado del mar, y desde donde podréis ver a pescadores en las pequeñas playas que hay. Unos kilómetros antes de llegar, fijaos en que en medio de la bahía hay una isla pequeñita con una casa, que me recordó a la casa de Muten Roshi, la Kame House (los amantes de Dragon Ball lo entenderán, si no lo eres, abajo te dejo la similitud 😉 ).

Fuimos aposta a esta pequeña localidad para degustar alguno de sus platos típicos de pescado o marisco, así que nos fuimos directos a aparcar en donde mejor es este producto, al puerto de Galaxidi, donde se puede aparcar sin problema.

Cuando terminamos de comer, cogimos el coche y fuimos siguiendo unos kilómetros la carretera que continuaba desde el parking hasta llegar al Monumento Internacional de las Mujeres Marinas, desde donde podréis contemplar una preciosa foto de la ciudad de Galaxidi junto a su puerto y sus aguas cristalinas.

Volvimos sobre nuestros pasos, dejando atrás la ciudad de Galaxidi,  hasta llegar a la ciudad de Arachova, donde cogimos dirección hacia el monte Parnaso. No sabíamos hasta dónde íbamos a poder llegar, ya que la cumbre de todo el monte la veíamos nevada, así que sin más, empezamos a recorrer la sinuosa carretera que separa Arachova del monte.

Según íbamos subiendo, el paisaje iba cambiando muy rápidamente, empezamos con un verde muy extenso, pasando por un terreno sin vegetación alguna hasta ver cómo iba apareciendo la nieve a nuestros lados. Seguimos subiendo y en los laterales de la carretera cada vez había más nieve, así que llegamos hasta la estación de esquí Kelaria Parnassos, nos sacamos unas fotos, jugamos un poco con la nieve y volvimos a bajar hasta Arachova.

Estación de esquí Kelaria Parnassos - Grecia
Estación de esquí Kelaria Parnassos – Grecia

Lo que más nos gustó de este momento, es que de estar a nivel del mar, en la playa, disfrutando de la brisa marina de Galaxidi, una hora y media después, estábamos rodeados de nieve y a 2.105 metros de altitud.

Bajamos del monte hasta la localidad de Arachova. Esta ciudad se encuentra a lo largo de la carretera que da acceso al monte Parnaso, convirtiéndola en una de las plazas turísticas más completas de la región. Sus calles están llenas de comercios, tiendas de suvenires y de útiles para la montaña, así como de cafés y restaurantes. Si conseguís aparcar, tiene unas hermosas vistas del monte y del valle.

Aun nos quedaban unas dos horas y media de camino hasta Atenas, así que emprendimos la marcha y en vez de ir directos al hotel, fuimos a un restaurante de la calle en la que solíamos comer, cerca de la Acrópolis. Conseguimos aparcar no muy lejos, y nos tomamos para cenar un plato de tzatziki con su correspondiente pan de pita para mojar, unos gemistá y un poco de moussaka para compartir.

Tzatziki, pan de pita, unos gemistá y un poco de moussaka en Atenas - Grecia
Tzatziki, pan de pita, unos gemistá y un poco de moussaka en Atenas – Grecia

Tras terminar la cena, nos pusimos camino al hotel para descansar y poder empezar con fuerzas nuestro último día de turismo por la capital griega.

sigiuente dia

 

dia anterior

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.