Qué ver en Tréveris, la pequeña Roma alemana

Hoy te traemos lo que tienes que ver en Tréveris en un día. La ciudad de Tréveris o Trier en alemán, en el suroeste de Alemania, más concretamente en Renania-Palatinado, a orillas del Mosela, está llena de rasgos históricos. Con sus 2.000 años, es una de las ciudades más antiguas de Alemania y, por tanto, tiene una historia importante.

Fundada por los romanos en la Edad Media y destruida a causa de los conflictos bélicos, la ciudad atrae a los visitantes con muchos monumentos impresionantes. La actual Tréveris, antaño llamada «Augusta Treverorum», está especialmente bien situada geográficamente. Una vez allí, te darás cuenta rápidamente de que todos los puntos importantes están a poca distancia a pie.

Mapa de lo que tienes que ver en Tréveris o Trier

Qué visitar en Trier o Tréveris

Plaza del Mercado o Hauptmarkt

El corazón de ciudad es el punto adecuado para detenerse y contemplar el precioso núcleo urbano de la ciudad. Desgraciadamente, como gran parte de Alemania, fue bombardeada en la segunda guerra mundial destruyendo gran parte de sus antiguas viviendas. Por fortuna, se hallan en pie tres casas que datan del siglo XVI y que cuyo interior da acceso al antiguo barrio judío de Trier.  El origen de este barrio (Judengasse o callejón judío) se remonta al siglo XIII cuando las familias judías crearon este túnel por seguridad en caso de tener que huir. Hoy en día da acceso a una zona de tiendas y pubs alternativos.

Repleta de edificios góticos y renacentistas, la plaza del Mercado es un ir y venir de viandantes que, entre tiendas de las últimas marcas, carnicerías locales y pequeños puestos de flores, frutas y verduras, dan alma a la ciudad.

Si deseas probar la gastronomía local, te recomiendo acudir a este punto y buscar entre sus pequeñas tiendas o bares que cuentan con venta directa al exterior. Sin lugar a duda una de las cosas qué ver en Trier Alemania es su coqueta plaza que a pesar de que es parecida a otras del país, cuenta con un encanto especial.

Qué ver en Tréveris Plaza del Mercado o Hauptmarkt
Plaza del Mercado o Hauptmarkt

Porta Nigra o Puerta Negra

Esta puerta se construyó en el año 180 a.C y el nombre romano original de la Puerta no se registró, pero ya desde la Edad Media se la conoce como Porta Nigra o Puerta Negra. Ese color tan característico proviene de que pequeños organismos oscurecieron la superficie de la piedra arenisca blanca con la que se construyó.

Los grandes bloques utilizados en la construcción de la puerta procedían de canteras que había en los alrededores de Tréveris y se ensamblaron sin mortero, utilizando únicamente abrazaderas de hierro.

Los trabajos de restauración nos muestran que, al igual que las otras puertas de la ciudad romana, la Porta Nigra habría sido completamente derribada para su uso como materiales de construcción si no hubiera sido por el ermitaño Simeón que se estableció allí en el siglo XI, preservándola. En su memoria la antigua puerta de la ciudad se convirtió en una iglesia de dos pisos. Y este hecho hizo que este antiguo acceso a la ciudad se conservara en los siglos venideros.

Actualmente la Porta Nigra es propiedad estatal, ya que fue secularizada en el siglo XVIII.

Termas Imperiales

Una de las principales atracciones que tienes que ver de Tréveris es, sin duda, las Termas Imperiales. Son los más jóvenes de los tres complejos de baños de Tréveris. La Kaisertherme es ahora sólo una ruina y está situada en un parque donde puedes dar un maravilloso paseo. Las termas proyectadas nunca se terminaron, en torno al año 316 se detuvieron los trabajos de construcción. Es probable que los baños termales no se utilizaran nunca, y si lo hicieron, sólo a muy pequeña escala. Después, el edificio se utilizó como cuartel.

Puedes ver lo grande que era el baño termal cuando entras en la sala del baño caliente, o lo que queda de él. Hoy en día ofrece espacio para representaciones teatrales con hasta 650 espectadores.

Catedral de San Pedro de Trier

Esta Catedral fue construida sobre los restos de una casa romana del siglo IV. De hecho, según fuentes del medievo esta casa fue un regalo de Elena, la madre del Emperador Constantino al obispo Agricio.

Por tanto, esta Catedral posee en su haber una historia de 1700 años y ha sido testigo de todas las etapas de historia europea. De ahí su importancia. Además, allí se atesora la Reliquia de la Santa Túnica que, según la tradición, fue llevada a Tréveris por Elena. Se trata de una túnica diseñada en una única pieza sin costura, símbolo de la Cristiandad unida. No se sabe a ciencia cierta si es auténtica.

Actualmente no es posible admirar dicha reliquia pues se encuentra en muy mal estado de conservación.

Catedral de San Pedro de Trier
Catedral de San Pedro de Trier

Puente romano

Probablemente, la mayor sorpresa del viaje a Tréveris fue ver el puente romano. Situado en el río Mosel, data del año 114 después de Cristo, aunque ya en el año 17 antes de Cristo hubo un primer puente de madera en el mismo lugar. Hoy en día se conservan los pilares originales. En la segunda guerra mundial, los alemanes estuvieron a punto de volarlo, afortunadamente una rápida intervención de los americanos salvó el puente. Los estadounidenses quitaron la dinamita depositada en el interior de los pilares, el objetivo alemán era cortar una de las vías de acceso a la ciudad y así proteger durante más tiempo su control. Afortunadamente esta acción ha conservado el monumento siendo sin duda una de las cosas que ver en Trier.

Iglesia de Nuestra Señora

Justo al lado de la catedral se encuentra la Liebfrauenkirche, un edificio de filigrana que a primera vista parece especialmente diferente de la arquitectura de la catedral. Es la parte sur del complejo eclesiástico, mientras que la Catedral de Tréveris es la parte norte. Hoy la Liebfrauenkirche es una iglesia parroquial. Su arquitectura gótica es más que impresionante y además es la iglesia más antigua de este estilo construida por maestros de obras franceses.

Si quieres fijarte en la arquitectura, puedes observar que la planta de la iglesia tiene forma de rosa griega. Este diseño inusual y el maravilloso arte en vidrio de las ventanas hacen que esta vista sea muy especial y merezca toda la atención.

Basílica de Constantino

Se construyó en el año 310 y fue el salón del trono del emperador que da nombre al edificio. El material utilizado en la obra fue el ladrillo y lo que más sorprende de la Basílica son sus grandes dimensiones. No en vano es la mayor estructura romana de nave única que se conserva en pie.

Tiene sin duda una gran importancia histórica y arquitectónica.

Basílica de Constantino
Basílica de Constantino

La casa de Karl Marx

Aquí fue donde nació el filósofo alemán en 1818. Es posible visitarla y en ella se aloja una exposición permanente sobre su vida y su obra. Para más información te dejamos el enlace a su web oficial.

Kornmarkt

Antiguamente conocida como la Plaza del Grano hoy día es un rincón con mucho encanto. La fuente que reina en la plaza es del siglo XVIII en estilo barroco y la estatua central representa a San Jorge. Además, en esta plaza hay terrazas donde tomar algo y es un lugar ideal para pasear disfrutando de su entorno.

Palacio del Príncipe Elector

Actual sede de los servicios administrativos del Estado Federal Renania Palatinado, es una de las obras rococó más importantes de Alemania. Su excelente ubicación, al lado de la Basílica de Constantino, nos hace sentir unos auténticos emperadores caminando por sus afrancesados jardines repletos de esculturas de Ferdinand Tietz. Al lado derecho de los jardines, encontrarás una zona de juegos, toboganes y columpios siendo una parada obligatoria si viajas con niños.

Qué ver en Tréveris Palacio del Príncipe Elector
Palacio del Príncipe Elector

Anfiteatro de Tréveris

Este sitio del Patrimonio Mundial era un símbolo de prestigio y riqueza incluso en la antigüedad. Incluyendo la arena, el anfiteatro tiene capacidad para 20.000 espectadores y era un lugar de reunión y entretenimiento de masas. El teatro se utilizaba para reuniones de todo tipo y fiestas religiosas. Sin embargo, como seguramente sabes, las arenas antiguas se utilizaban principalmente para peleas sangrientas y ejecuciones.

Puedes visitar la arena, las gradas altas e incluso el sótano. Las murallas conservadas te impresionarán y te transportarán a tiempos antiguos. En los días cálidos de verano, es aún más agradable sentarse allí durante unos minutos y contemplar el entorno. Hoy en día, en el anfiteatro se celebran festivales y conciertos de mayor envergadura. Si te apetece, también puedes participar en una excursión de aventura con el gladiador Valerio el fin de semana.

¿Dónde dormir en Tréveris?

Ya sabes lo que tienes que ver y hacer en Tréveris o Trier, ahora sólo te toca buscar el alojamiento para pasar la noche. Nosotros lo hicimos en el Hotel Restaurant Frankenturm, cerca de la Plaza del Mercado o Hauptmarkt. Por si prefieres buscar otro, aquí tienes el mapa de los hoteles de Trier.

Booking.com

Más información sobre Tréveris

Si ya sabes todo lo que tienes que ver de Tréveris, te dejamos estos post para que completes tu visita y no te dejes nada en el tintero.

Disfruta de cada momento.

¿Quieres organizar tu viaje? Aquí puedes empezar

COMPRA AQUÍ tus VUELOS más baratos.
RESERVA AQUÍ tus HOTELES más baratos.
CONTRATA AQUÍ tu SEGURO DE VIAJE CON UN 20% DESCUENTO. Código: VAMOSAVIAJAR10.
RESERVA AQUÍ los mejores TOURS y ACTIVIDADES y TRASLADOS DEL AEROPUERTO.

Javier

Me llamo Javier, nací un 25 de diciembre de 1.985 en Madrid. Tengo estudios de Explotación de Sistemas Informáticos y un Máster en SEO. Mi primer viaje fuera de España fue a Londres y, ya desde entonces, he podido conocer otros países como Turquía, Alemania, México… Poco a poco la lista se irá ampliando y, este blog, será la prueba de ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Blog y consejos de viajes - Vamos a Viajar