Segovia – La Granja de San Ildefonso Día 1

A poco más de una hora de Madrid, en la provincia de Segovia, se encuentra La Granja de San Ildefonso, también conocida como “El Versalles español”.

Para poder llegar hasta este señorial palacio, podemos ir en coche desde Madrid por la A-6 (pagando peaje) o bien por el puerto de Navacerrada. Para visitarlo no hace falta reservar noche de hotel, ya que en un día se puede visitar el palacio por la mañana y los jardines por la tarde (nosotros pasamos la noche allí ya que Lina estaba de 7 meses de embarazo), siempre que no queráis visitar otros lugares cercanos, como la Real Fábrica de Cristales.

Para aparcar lo mejor es dejar el coche fuera de la verja que da acceso a La Granja, cerca de la parada de autobuses ya que, aunque se puede aparcar, está más delimitado que el exterior.

728x90

En el siglo XV, se construyó un templo dedicado a San Ildefonso, donde el rey Enrique IV se dedicaba a cazar en sus inmediaciones. Años después, en la época de los Reyes Católicos, lo donaron a los monjes Jerónimos del Monasterio del Parral, los cuales edificaron allí una hospedería y granjas que darían nombre a este lugar.

Cerca del 1.700 en la localidad vecina de Valsaín, el palacio que allí se encontraba acabo ardiendo y, ante la imposibilidad de su reconstrucción, Isabel de Farnesio, la esposa de Felipe V, mandó comprar las tierras a los monjes y erigir el palacio, el cual sería muy frecuentado por los sucesivos reyes y testigo de grandes tratados.

madrid-la granja

A mediados del siglo XVIII y ante la gran necesidad de cristales y espejos para el nuevo palacio, se empieza a construir lo que años después se llamaría la Real Fábrica de Cristales, donde se introdujeron técnicas francesas y alemanas convirtiéndola en una de las mejores del mundo.

Nosotros nos alojamos en el Hotel Roma, justo a la entrada del recinto. Es un hotel pequeño con todas las necesidades cubiertas (y por un precio asequible la noche) el cual se encuentra ubicado en un pequeño edificio del siglo XIX.

10€ 1920x1086

El palacio se encuentra en lo alto de una calle adoquinada donde, a mitad del camino, podemos contemplar el Parador Nacional, el cual fue Casa de los Infantes Gabriel y Antonio y construido por Carlos III.

Continuamos subiendo y, tras pasar por un hermoso jardincito, llegamos a la colegiata y a la entrada al palacio de La Granja.

La entrada general al Palacio de la Granja de San Ildefonso tiene un coste de 9€ (hay reducidas para jubilados, estudiantes, etc), y las podéis adquirir desde este enlace. Una de las pegas de todo lo que gestiona Patrimonio Nacional, es que no se pueden sacar fotografías, ya sea con flash o sin él, así que, por desgracia, no os podemos enseñar nada del interior del palacio, tendréis que verlo por vosotros mismos.

Nosotros la visita la realizamos en una hora y media aproximadamente, y como con la entrada estaba incluida la Real Colegiata de la Santísima Trinidad, que se encuentra justo al lado, pasamos a visitarla (al igual que en el Palacio, las fotografías están prohibidas).

Fachada Real Colegiata de la Santísima Trinidad - La Granja de San Ildefonso
Fachada Real Colegiata de la Santísima Trinidad – La Granja de San Ildefonso

Construida a mediados del siglo XVI por el arquitecto Teodoro Ardemans, aunque posteriormente fue ampliada por Andrea Procaccini, quien erigiría las torres y la cabecera que podemos observar actualmente. La decoración, bastante bien conservada al igual que el resto del recinto, data del reinado de Carlos III.

Paramos a tomar algo en una terraza de las que se encuentran en la plaza debajo de la colegiata y el palacio para ver sitios donde poder comer ya que, a parte del plato típico de Segovia, el cochinillo, en La Granja también son típicos los judiones de La Granja.

Al final y, tras ver diferentes precios y menús (la mayoría ofrecen lo mismo y por precios muy similares, euro arriba euro abajo), nos decantamos por comer en “La Taberna del Pelón” y, la verdad, acertamos. Comida muy rica y abundante con un trato cercano y amable.

Cuando terminamos de comer bajamos a un bar que hay enfrente del hotel y nos sentamos en la terracita que tiene a la entrada del recinto a tomar un té, un café y un digestivo 😉 y, cuando acabamos, subimos un rato a descansar al hotel (a echarnos la siesta, vamos 😀 ) que, como os decía antes, Lina ya estaba de muchos meses de embarazo y tampoco nos lo podíamos tomar como antes.

Tras una ducha y ponernos guapos, fuimos a dar una vuelta por lo que es el pueblo de La Granja. Fuimos recorriendo las calles y pasamos por la puerta de la Real Fábrica de Cristales, donde se exponen algunas de la maquinas que antiguamente se utilizaban, pasando por la Plaza de los Dolores, donde se encuentra el ayuntamiento y la Oficina de Turismo.

Maquinaria Real Fábrica de Cristales - La Granja de San Ildefonso
Maquinaria Real Fábrica de Cristales – La Granja de San Ildefonso

Todas estas calles son calles estrechas, de casas bajas, algunas están casi derruidas por el paso del tiempo, otras que ya han sido remodeladas dan un ambiente más moderno a la zona. Paseando por las calles nos encontramos con la gente sentada con las sillas de su casa en las puertas de los bares disfrutando de una cerveza y entablando conversación entre ellos.

Nosotros nos sentamos en la Plaza Infanta Isabel de Borbón para tomar algo y cenar en una de las terrazas que allí había. Tras cenar, nos fuimos al hotel, y a descansar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.