Cuevas de los Enebralejos y Segovia

Como de costumbre, en todos nuestros viajes, siempre buscamos algo de campo para poder visitar y en esta ocasión no iba a ser menos.

Empezamos el día visitando las Cuevas de los Enebralejos, a tan solo 30 minutos de la ciudad de Segovia.

Estas cuevas son las más importantes de la provincia de Segovia. Desde la entrada, pudimos observar las formaciones calcáreas creadas con el paso del tiempo (estalagmitas, columnas, coladas y banderas).

Se pueden observar numerosas muestras de la habitabilidad que tuvo la cueva por nuestros antepasados, desde el uso de la cueva como necrópolis, hasta pinturas y grabados datados del año 2500 a.C. aproximadamente.

En la parte exterior de la cueva, podréis observar una reconstrucción de un poblado prehistórico del inicio de la edad de los metales, hace 4000 años.

Os recomiendo que si queréis visitar las cuevas compréis las entradas con antelación en su pagina Web, ya que son visitas guiadas y los grupos se van formando por orden de llegada (excepto si tienes las entradas ya adquiridas), aunque la espera no sería mucho, son 45 minutos la visita guiada y puedes esperar deleitándote con las vistas de la parte segoviana de la Sierra de Somosierra.

Una vez visitada la cueva, pusimos rumbo a Segovia. Para poder aparcar está un poco complicado, ya que como en muchas otras históricas ciudades, es imposible aparcar en el propio casco historico. Nosotros tuvimos suerte y aparcamos en la Avenida Vía Roma (a 2 minutos andando del Acueducto). Aunque es de pago, es bastante más barato que en otras ciudades.

Nuestra primera visita, y parada obligatoria si vais a Segovia, es su Acueducto, declarado Patrimonio Historico de la Humanidad en 1985, tiene 818 metros de largo y 28 metros de alto (en su parte más alta) y es la obra de ingeniería civil romana más importante de España.

Acueducto de Segovia en Castilla y León - España
Acueducto de Segovia en Castilla y León – España

Cuenta una leyenda que una niña subía todos los días hasta lo más alto de la montaña y bajaba con el cántaro lleno de agua. Un día, pidió al demonio que construyera algún medio para que no tuviera que subir y bajar todos los. Entonces, por la noche, se le apareció el diablo y le concedió el deseo a cambio de que, si conseguía terminar el acueducto antes de que cantara el gallo, le tendría que dar su alma. La niña accedió y el diablo comenzó a construir el acueducto, momento en que la niña se arrepintió de haberlo deseado. Justo cuando le quedaba una piedra para terminar cantó el gallo, lo que hizo que el diablo fracasara y la niña no perdiera su alma. En el hueco que quedó es donde está ahora puesta la estatua de la Virgen del Carmen. Fuente: Wikipedia.

Ya era la hora de la comida, y no nos podíamos ir sin que probase uno de los platos más típicos de Segovia, su cochinillo. Para ello, buscamos un bar-restaurante que no fuese muy caro (alejaros del acueducto, vuestro bolsillo lo agradecerá, de media están por los 20€ el menú).

Cochinillo de Segovia en Castilla y León - España
Cochinillo de Segovia en Castilla y León – España

Tras la comida volvimos al coche para moverlo, ya que íbamos a subir al Alcázar y no podíamos estar bajando a poner el ticket del parking. Fuimos a aparcar al Paseo Santo Domingo de Guzmán, a la espalda del Alcázar.

Desde esta zona tienes que subir un tramo de escaleras (unos 10 minutos) por lo que se llama la “cuesta de la zorra” o “atajo al Alcázar” (así lo indicaba una piedra en el camino 😀 ).

Desde los exteriores del Alcázar, aparte de poder disfrutar de sus jardines, también podréis contemplar unas vistas muy buenas de los resto de la muralla segoviana, los campanarios de la Iglesia de San Andrés y de la Catedral de Segovia, así como del pinar que se encuentra a sus pies.

Construido en el siglo XII, podréis contemplar las diferentes estancias, desde la sala de la Chimenea o de las Piñas (llamada así por su decoración), hasta la sala de los Reyes o la Capilla. En estas salas, podréis ver diferentes tipos de armaduras, de armas y de archivos militares.

Ya eran las 18:30 y acabábamos de terminar la visita (tardamos aproximadamente una hora en recorrerlo), pusimos marcha hacia el coche, ahora cuesta abajo, y nos volvimos a Madrid. Aun nos quedaba una hora de trayecto (más 45 minutos que nos tocó esperar en el peaje del túnel de Guadarrama).

“Disfruta de cada momento”.

¿Te ha gustado Segovia y quieres ir a conocerlo? Aquí tienes un listado con los hoteles de Segovia, sólo tendrás que registrarte y seleccionar las fechas de tu viaje.

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s