Navarra – Día 2 – Pueblos del Pirineo

Segundo día en Navarra, nos levantamos temprano y a las 9 salimos camino de Ochagavía, situado a 80 kilómetros de Pamplona. La intención era conocer el pueblo y posteriormente subir a la selva de Irati.

Tardamos aproximadamente una hora en llegar, pero mereció la pena. Es un pueblo con las típicas casas que puedes encontrar en Euskadi o sur de Francia, con balconadas y tejados de grandes aleros muy empinados a dos o cuatro aguas.

Ochagavía - Navarra
Ochagavía – Navarra

El pueblo está separado por el río Salazar, pero no bajaba mucha agua en las fechas en las que fuimos, pero aun así, la poca agua que bajaba y la vegetación que había florecido en el cauce, más las casas típicas y el olor a chimenea, daban un aspecto encantador al pueblo.

En Ochagavía estuvimos aproximadamente media hora en la que recorrimos sus calles, llegándonos a encontrar el cumpleaños de una señora que cumplía 100 años y estaba una gran cantidad de vecinos reunidos en la puerta de su casa celebrando el gran acontecimiento. Desde aquí, subimos a la capilla de Nuestra Señora de Muskilda. Desde el pueblo se puede subir andando, son unos 5 kilómetros aproximadamente, pero según dicen, la pendiente es bastante pronunciada, así que nosotros decidimos subir en coche (se puede subir muy bien y en la entrada hay un parking gratuito) para ahorrar tiempo y llegar antes a Irati. La capilla, del siglo XII, a mi parecer no tiene mucha importancia, pero desde el exterior de esta, se obtienen unas buenas vistas del valle del Salazar.

“Cuenta una leyenda que la imagen de la virgen, fue encontrada por un pastorcillo cuando vio a un toro que estaba escarbando bajo un roble, en ese lugar halló la imagen, después de un par de intentos de llevarla consigo al pueblo, la imagen desaparecía y volvía al lugar del encuentro. Ante estas señales, se levantó la capilla en dicho lugar.” Fuente: Wikipedia
Vistas desde la capilla de Nuestra Señora de Muskilda - Navarra
Vistas desde la capilla de Nuestra Señora de Muskilda – Navarra

Una vez dimos una vuelta y sacamos unas fotos, nos montamos en el coche y partimos rumbo a la selva de Irati, exactamente al punto de turismo de Irati, desde donde salía la ruta que teníamos pensado hacer. El desvió para coger la carretera está a la entrada (o salida, dependiendo de donde vengas) de Ochagavía y una vez llegamos a este, nos encontramos que la carretera de acceso está cortada por un coche de la policía foral y nos indican que el parking está lleno y que no se puede llegar, a todo esto, serían las 11:30 de la mañana como muy tarde, así que ya sabéis, si queréis ir a Irati, hacerlo lo primero, jejeje.

Como teníamos pensado hacer una ruta por la montaña, empezamos a buscar alguna entre Ochagavía y Roncesvalles, el siguiente destino que teníamos después de Irati. Así que tras buscar en Wikiloc, nos fuimos a hacer una ruta de 3 kilómetros por la fuente de Lojanz (que de fuente, la verdad, tenía poco, imagino que por las fechas).

Fue una ruta muy tranquila, con 20 metros de desnivel total, en la que tardamos 1 hora en hacerla. Para mí, la parte final, fue la que más me gustó, te adentras en un mini bosque de árboles repletos de musgo que le dan un aspecto muy bonito al paisaje (pincha aquí para ver la ruta)

Después de la ruta nos fuimos a Roncesvalles, donde comimos en uno de los pocos bares que había. Aquí nos encontramos con un cartel que motivaba mucho a los peregrinos del camino de Santiago, donde se podía leer que aún les quedaban 790 kilómetros para llegar (yo lo veo y me doy me vuelta, pero sin pensarlo, jajaja).

En Roncesvalles no estuvimos mucho más que para comer  y continuamos el rumbo hacia San Juan a Pie de Puerto, ya en Francia. Por el nombre, os podéis imaginar el camino desde Roncesvalles  ¿no? Según salíamos de Roncesvalles está el  alto de Ibañeta, donde hay un merendero para poder comer, aparcar tranquilamente si queréis descansar  y desde donde se sacan unas buenas panorámicas de las montañas del Pirineo.

Vistas desde el alto de Ibañeta - Navarra
Vistas desde el alto de Ibañeta – Navarra

Ya llegamos a San Juan a Pie de Puerto, conseguimos aparcar cerca de la oficina de turismo, así que decidimos pasar por ella para conseguir un mapa, ya que no teníamos pensado ir a verlo.

Es un pueblo con las construcciones parecidas a las de Ochagavía, típicas de esta zona. El pueblo lo corta un río, que a diferencia del de Ochagavía, sí que llevaba más caudal y hacia al pueblo aún más entrañable.

El pueblo está lleno de albergues destinados a los peregrinos del camino de Santiago, al igual que de marcas que señalan el recorrido de este.

Destacar en San Juan a Pie de Puerto la Calle de la Ciudadela (Rue de la Citadell), que subiendo por su camino empedrado, te llevará hasta la Ciudadela de Mendiguren, desde donde se obtienen las mejores vistas de todo el pueblo.

Viastas de San Juan a Pie de Puerto desde la Ciudadela de Mendiguren - Francia
Viastas de San Juan a Pie de Puerto desde la Ciudadela de Mendiguren – Francia

Desde aquí, ya salimos rumbo a Pamplona, después de estar casi 7 horas recorriendo lugares y más de 150 kilómetros, nos quedaban aun otros 80 kilómetros y una hora y media (imaginaros las carreteras) hasta llegar a Pamplona.

Llegamos al hotel sobre las 19:30, nos dimos una ducha y bajamos a la Plaza del Castillo, donde cenamos en el “Bar Txoko” unos pintxos, que a mi parecer, fueron de los mejores que probé en toda el viaje (repetimos el ultimo día, jajaja).

Después de cenar, vuelta al hotel y a dormir, que el siguiente día sí que teníamos la marcha preparada y había que ir pronto, ya que el parking era limitado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s